AGF VIAJE A PAÍSES ALPINOS XV

 

     Son las seis de la mañana, de este veintiuno de noviembre, cuando ya estoy levantado, puesto que quiero tomar un baño y hacerlo con toda la tranquilidad posible.- Son las siete cuando amanece y ello lo apreciamos ya instalados en el comedor del hotel, el que está situado en la planta catorce (decimocuarta) del edificio y donde anoche cenamos. Como existen grandes ventanales, ellos me permiten una buenísima vista de la ciudad y alrededores de la misma, por ello veo perfectamente el amanecer y con él a la ciudad totalmente nevada y el bello panorama consiguiente, puesto que todos estos lugares son notables, si bien lo que veo es afeado horriblemente por el espacio que ocupan, una enorme y humeante chimenea y la central eléctrica de la cual procede, y las que instaladas en pleno centro ciudadano, distorsionan todo su entorno. Incomprensible esta instalación en el lugar donde la misma se encuentra... "en fin, son cosas del progreso" y por lo visto no han tenido solución mejor, aquí.

     Bajamos equipajes y los instalamos en el autocar, al que subimos y cuando salimos de la ciudad, son las siete y cuarenta minutos (lo hacemos con 10 m. de retraso) nos acompaña una muy joven y simpática guía, cuyo nombre es el de Teresa, la que con amabilidad y muy agradable voz, nos informa del recorrido que hoy tendremos; después nos pone en el radio casete del autocar, una cinta de música de Mozart, que mucho le agradecemos quienes nos son gratos "estos ruidos", que a otros muchos y al parecer... "molestan bastante", puesto que no guardan el necesario silencio que estos bellos conciertos requieren (que le vamos a hacer).

     Rodamos en dirección a la cercana Alemania, concretamente nos dirigimos hacia Baviera, por ello a las 8,15 estamos ya en la frontera austro-germana y tras unos trámites aduaneros, que afortunadamente resultan muy breves, cruzamos y pasamos a Alemania; diez o quince minutos después, "pisamos suelo alemán".

     Nos dirigimos a un lugar bastante "mítico", puesto que vamos a visitar el denominado, "Palacio del Rey Loco", al menos así es conocido en la Historia a Luis II de Baviera, el que también fuera mecenas de Ricardo "Wagner" durante año y medio; de la turbulenta vida de este (también) famoso compositor de música, y al que "montó" sus grandiosas óperas y le pagó generosamente, puesto que (lo dice nuestra guía) de muy joven, este (entonces) príncipe "loco"... "se enamoró de la música de Wagner".

     Tras este período de los "dieciocho meses wagnerianos", el rey se retiró y se dedicó casi exclusivamente a vigilar y dirigir las construcciones de los tres grandes y legendarios castillos, que pretendió poseer, este "pequeño rey, lleno de delirios de grandeza"... El que veremos hoy, es el que lleva el nombre de... "Herrenchiemsee".

     Estamos atravesando montañas y valles, de lo que se denominan, pre Alpes "Bávaros" y por tanto, dentro del Tirol, cuya región montañosa ocupa parte de varios países alpinos. Todo ello está cubierto de nieve y por tanto continuaremos disfrutando de estos bellísimos paisajes, los que envueltos en una gran capa de este manto nevado, nos los presenta serenos y apacibles; y por ello, nos transmiten esa quietud, pese a que... "estemos en movimiento". Yo al menos, así lo siento y lo digo.

     Nos va informando Teresa y nos dice, que este palacio está situado dentro del lago "Chiemsee", conocido también en Alemania como "Mar de Baviera"; lago bastante extenso puesto que cuenta con ochenta y cuatro kilómetros cuadrados, teniendo una profundidad de hasta setenta y tres metros y en el que existen tres islas, siendo en la mayor de estas, donde Luis II, se propuso construir (no lo consiguió, puesto que quedó sin terminar)... "su Versalles particular", el que conocido con el nombre de "Herrenchiemsee", fue todo un escándalo para la ciudadanía de aquel pequeño país, puesto que gastó en esta obra, la enorme cifra que representaban dieciséis millones de marcos de los de entonces y por ello (entre otras cosas) fue considerado como loco; y apartado del gobierno bávaro, por sus propios ministros, los que lo desterraron a un apartado lugar, donde en circunstancias no aclaradas, apareció ahogado junto a su médico; habiéndose encontrado los cuerpos de ambos, flotando en las aguas del lago "Starnberg", contiguo a su residencia del Castillo de Berg, donde había sido confinado bajo gran vigilancia...?

     Mientras llegamos al lago Chiemsee y para irnos "ambientando", Teresa nos pone música de Wagner, la que oída "viendo pasar" esta parte de Baviera, completamente nevada, resulta todo ello hermoso y bello, creando todo el conjunto, emociones muy agradables al espíritu de cualquier persona... "un poco sensible y conocedora de parte de los dramas de ciertos personajes, privilegiados por los dioses", pero a la vez desgraciados por sus propias pasiones.

     Tengo que señalar, que a Luis II, los bávaros también le asignan el apelativo de "rey romántico".

     Son las nueve y cinco minutos, cuando llegamos al embarcadero del citado lago, hace un frío enorme, acrecentado por la gran humedad que transmite esta gran cantidad de agua. Mientras nuestra guía realiza los trámites de adquirir los pasajes y llegamos al muelle "lacustre", embarcamos y nos acomodamos en "el Berta", que es uno de los barcos que realizan estos servicios... han transcurrido unos larguísimos veinticinco minutos y cuando emprendemos esta corta travesía, son las nueve y treinta.

     El barco es un poco más grande y mejor acondicionado que el que ocupamos en Venecia, en él caben unas doscientas personas y dentro del mismo, no sentiremos frío. De inmediato a subir nosotros (únicos ocupantes en esta travesía) "el Berta" se dirige a toda máquina, hacia la denominada "Isla de los Señores", lugar donde se encuentra el ya mentado palacio real.

     Está intentando lucir "tímidamente" el Sol, e iluminar este hoy tranquilo lago, en el que proliferan diferentes especies de patos y algunos cisnes. Hay un poco de niebla o brumas y todo ello me impide ver y apreciar en toda su plenitud, las bellezas de estos lugares, que indudablemente deben ser notables, apreciadas a plena luz solar y en días claros y limpios.

     Llegamos a la "Isla de los Señores", hemos tardado unos quince minutos en llegar al embarcadero, pese a que hemos navegado a una velocidad notable.

     Según tenemos "contratado y pagado", esta visita al palacio real, debiera haberse realizado en "coche de caballos", pero en donde desembarcamos, no hay ni caballos ni siquiera "un alma", así es que acompañados y guiados por Teresa (nuestro guía español, se ha quedado "calentito" en un bar, sito en el lugar desde donde embarcamos para llegar aquí) emprendemos a pie el camino, que nos separa del palacio, el que dista bastante trecho desde el embarcadero, puesto que tardamos unos veinte minutos en llegar, haciéndolo a través de un camino que cruza un bosque, todo lo cual encontramos nevado en abundancia; y por cuanto ya he dicho, sufrimos un frío intenso, amén de los inconvenientes, propios y fáciles de comprender, por cuanto ya he relatado anteriormente.

     Este horrible frío, no impide el que apreciemos el grandioso espectáculo de este bosque, compuesto por enormes árboles de, hoja caduca y por tanto desnudos, pero los que se nos ofrecen cubiertos en todo su ramaje, por la abundante nieve, que igualmente cubre todo el follaje del suelo y todo ello resulta enormemente bello en su desolación.

     Visitamos el palacio, el que está atendido y vigilado por el personal encargado de ello, Teresa nos va dando un detallado relato de las habitaciones y estancias por donde podemos pasar; nos lleva incluso a una parte del mismo, donde quedó, "el tajo de las obras", puesto que como ya dije, la obra no pudo ser terminada, si bien quedó en estado muy avanzado y totalmente terminadas las ostentosas dependencias destinadas a Luis II, el que curiosamente... "sólo pasó aquí nueve días y estuvo totalmente solo... salvo la servidumbre que lo atendió"...?

     Es de destacar -repito- la suntuosidad de las estancias reales, acabadas siguiendo el capricho o los delirios de grandeza de un pobre rey (o "rey pobre", ya que solo lo fue de la pequeña Baviera) que posiblemente creyó, haber nacido en tiempo posterior a sus íntimos deseos de "absolutismo real", ya que en este palacio rindió culto ostentoso a Luis XIV y a Luis XV de Francia y en general a la monarquía absolutista de "los Borbones franceses" (representados amplísimamente en todos los salones del palacio, incluso frente a... la propia cama de Luis II "el rey loco") los que con mayor poder y riquezas, que las que pudo tener este "pobre loco", lograron lo que él, pienso que deseaba, o sea... "pasar a la historia con grandes letras" y quizá esa fuese su obsesión; o sea, creer que con sus palacios (y el apoyo a Wagner) pasaría a esa posteridad con el grado de "grandeza" y por ello dilapidó el gran capital que gastó o consumió en todo ello y sin poder acabar; "su gran obra"... se suicidó y esto último, quizá también, para cerrar con una muerte trágica, lo que no pudo cerrar con dinero y poder... en fin, otro triste y absurdo "drama real", que protagonizó un individuo de la especie "homo sapiens u hormiga humana". Luis II de Baviera, murió (loco) a la edad de cuarenta y un años y no dejó ni amor ni descendencia... y el que curiosamente fue sucedido por su hermano menor "Otón I", el que tampoco pudo reinar, por incapaz e imbécil y por tanto, tuvo igualmente que ser "apartado de la corona bávara".

     ¿Qué Luis II fuera homosexual o no?... la verdad es que no se le llegaron a conocer "amores de ningún tipo", salvo los que sintiera por sí mismo, puesto que ese "narcisismo", sí que late y destaca enormemente en la obra de este palacio, lo que es notado simplemente observando un poco todo cuanto allí se hizo construir; y que culmina en el suntuoso baño, "rodeado de espejos" y otros muchos detalles que lo resaltan.

     De cualquier forma consiguió pasar a ser "figura mítica"; y que hoy explotada, es rentable para "su Baviera", gracias a ese fenómeno conocido como "el turismo" y por cuanto hoy... "todo o casi todo, se vende o es... vendible".

     Terminada la visita a este palacio "versallesco" (fue construido queriendo imitar en todo lo posible al de Versalles) salimos por la entrada principal, cuya amplísima explanada y bosques cercanos, presentan una estampa maravillosa; por ello pido a un compañero del grupo, que con mi máquina, me tome una fotografía, pero tomando como fondo esa estampa natural ya descrita y que se muestra "salvajemente bella", debido a la nevada que está cayendo en estos momentos y puesto que tomar la fachada palaciega, como fondo... la verdad, no me interesa en absoluto. Efectuadas las diferentes tomas fotográficas, que casi todos efectuamos, emprendemos de nuevo el camino de regreso y bajo la nieve y el frío, que no ceden.

     Tardamos más tiempo en el regreso del que empleamos al venir; incluso el grupo se va disgregando y quedan personas rezagadas, que no pueden seguir un mayor ritmo al andar; el que puede abrevia y acelera el paso y aun así, llegamos todos al embarcadero..."ateridos de frío", donde tenemos que aguardar al barco, puesto que allí no se encuentra; nos refugiamos en un cobertizo anexo y que sirve de "sala de espera", pero en el que por ser de tipo "túnel", seguimos padeciendo el congelador frío.

     Pese a todo ello, salgo de este refugio y me acerco a la orilla y borde del embarcadero y observo a los patos y cisnes, los que en total quietud, aguantan en el agua la nevada que está cayendo. Recuerdo que en el bolsillo traigo unos trozos de pan, recogidos de la mesa esta mañana pensando en alguna ocasión así, puesto que ayer no pudimos echar nada a aquellos otros "patos y cisnes" del lago de St. Wolfgang, los que hambrientos nos pedían algo de comer y ello de forma ostensible. Empiezo a tirar trocitos de pan al agua y de inmediato, aquellas quietas o "semi-paralizadas" aves, acuden en tropel y se disputan la comida, dando grandes gritos o graznidos y peleándose entre ellos... "que carrera tan horrible debe ser el hambre" (pienso) mientras lamento el no haberme traído, todo el pan que sobró en las mesas esta mañana (siempre sobra pan, puesto que "engorda").

     Por fin viene "el Berta" (me acuerdo en este momento, del gigantesco y famoso cañón prusiano, de igual nombre y de triste recuerdo, el que en 1918 bombardeaba París, desde 100 km. de distancia).

      De inmediato a que amarra al muelle esta embarcación, subimos a ella con rapidez para refugiarnos de las inclemencias que venimos padeciendo y deseando regresar al punto de partida cuanto antes, lo que hacemos de similar forma a la ya descrita, si bien el regreso lo hacemos sobre un lago mucho más gris y tétrico; y en el que sigue cayendo abundante nieve.

     Cercano al muelle existe un complejo hotelero y en el mismo diferentes restaurantes; comemos en uno de ellos y lo hacemos bien, ya que se trata de una comida especial ("codillo de cerdo, al horno", es el plato fuerte) que hemos pagado como servicio extra, puesto que no entraba en las del "paquete turístico", el que fue contratado en régimen de "media pensión" (cama, cena y desayuno).

     Esta fuerte comida nos ha venido "de perlas", para recuperar las muchas calorías que hemos consumido esta mañana, soportando un frío que en nada debe diferir del de las estepas siberianas.

     A las 13,25 h. estamos subiendo al autocar y yo lo hago con  mi "cigarro puro ya encendido", el que me iré fumando mientras pienso y medito, ya que "este trabajo" me relaja y "aclara la mente, de forma muy notable" y todo ello, lo iré realizando mientras sigo viendo el grandioso espectáculo ya descrito y reiterado y todo ello... mientras realizamos la última etapa de nuestro viaje de hoy, cuyo final será la ciudad de "Innsbruck".

     A las 14,15 h. cruzamos de nuevo la frontera austro-germana y por tanto dejamos tras nosotros Alemania y regresamos a Austria. Nieva aún, pero ello será por poco tiempo, ya que en breve, encontraremos al Sol en los valles austriacos por donde discurre la autopista y ese tiempo "claro", nos  va a acompañar durante el resto del día y la "fría noche".

     En algunos espacios de este recorrido y mientras vamos viendo el paisaje, Teresa nos va hablando de su país y entre otras cosas nos dice que... "El Tirol es muy rico" y en él, aún viven en el campo el cincuenta por ciento de la población, la que se dedica a la agricultura, ganadería y al bosque (maderas y derivados forestales) dedicándose el otro cincuenta por ciento al sector turístico y deportes de nieve y montaña, junto a una también notable y variada industria dedicada a múltiples fabricados o transformaciones de "materias primas", amén de a los servicios administrativos propios de cualquier Estado.

     También nos va contando Teresa, las costumbres, fiestas, conmemoraciones, curiosidades y otros relatos del pueblo llano o de la historia del país, todo lo cual es ameno y resulta grato de oír y por tanto son de agradecer estos aportes culturales.

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí más temas)

 
Haz lo que otros no hacen, salva una vida. Gracias en nombre de todos
Siente la diferencia entre tomar un café y salvar una vida. Gracias en nombre de todos.
Con pocos Euros y un par de clicks puedes salvar una vida hoy, si no lo haces es por que no quieres. Gracias en nombre de todos.
Para salvar una vida no hay mínimos, da lo que quieras. Gracias en nombre e totos.
En este App Store puedes salvar una vida con 99 centimos de Euro, pero si quieres puedes pagar 1 Euro. Gracias en nombre e totos.
Salva una vida y mirate al espejo, veras que diferencia. Gracias en nombre de todos.
Cuesta menos salvar una vida que una tapa, prueba este sabor. Gracias en nombre de todos.
Dona 1 Euro, gana una vida. Quien te da mas? Gracias en nombre de todos.
Para dar 1 Euro o 2, no hace falta pensarlo tanto. Gracias en nombre de todos.
El salvar una criatura de la muerte por hambre, no tiene precio. Aqui lo puedes hacer por un par de Euros. Gracias en nombre de todos.
Cada 5 segundos muere un niño de hambre, no puedes salvar a todos pero por lo menos uno? Gracias en nombre de todos.
MEDICOS SIN FRONTERAS - QUIERO HACER UNA DONACIÓN Save the Children Amnistia Internacional

CRUZ ROJA Española - QUIERO HACER UNA DONACIÓN

wwf - QUIERO HACER UNA DONACIÓN