Articulo de Ignacio Vasallo EN EL TURISMO LOS ÁRBOLES NOS IMPIDEN VER EL BOSQUE

 

Los descensos en el número de turistas extranjeros llegados a España en los dos meses principales del año, una caída del cinco por ciento en julio y del dos en agosto han sido ampliamente recogidos por los medios de comunicación con escandalosos titulares como “la mayor caída de los últimos diez años “o “el peor verano desde 2008” prestando atención a los porcentajes y no a los números absolutos y mucho menos a los ingresos que es lo que debería importar. Al coro de las plañideras por el pasado se suman las Casandras por el futuro  como si de una tragedia griega se tratara , encabezadas por el mismo Presidente de la Confederación de Agencias de viaje de España que nos augura un descenso del veinte por ciento en el número de turistas de sol y playa del año próximo.

Parecía que el descenso ya estaba descontado al producirse la esperada recuperación de Turquía, tanto por la mejora de la seguridad como por la devaluación de la lira, al igual que las de Túnez y Egipto  de menor importancia para nuestros destinos. Sin embargo estamos tan fijados por los árboles de las cifras de viajeros –bien alentados históricamente por las autoridades nacionales y de las CCAA- que no vemos el bosque  de un sector que está teniendo un magnifico año que terminará en todo caso como el segundo mejor de la serie, por encima del extraordinario 2016 en cuanto a las cifras y previsiblemente como el mejor en cuanto a los ingresos y a la ocupación  hotelera.

Entre las plañideras y las Casandras  no se encuentran las autoridades –nunca quieren interpretar ese papel – ni las patronales del sector que están bien al tanto de lo que ocurre. Alguna de ellas como la Unión para la Promoción Turística de Madrid ha pedido incluso a los medios que no envíen mensajes catastrofistas y que hagan un análisis objetivo y profesional.

Y el verano ha sido bueno a pesar de que han concurrido un conjunto de circunstancias negativas  que es difícil que se repitan. A las señaladas de Turquía hay que sumar un caluroso verano en Europa, especialmente en Escandinavia, con  mundial de fútbol incluido, la pérdida de valor de la libra por el Brexit venidero, la subida del petróleo por la crisis con Irán, la caída del rublo, la quiebra de un par de importantes turoperadores rusos y el retroceso del yuan-renmimbi por la guerra comercial China Usa y la crisis en Venezuela, Argentina o Brasil. Por el contrario a los que pagan en dólares sus vacaciones en España les salen más baratas.

Todo el descenso en cifras se debe a británicos y alemanes, especialmente familias  que encuentran una buena alternativa en hoteles todo incluido en Turquía -Cuando se paga para cuatro se mira  la pela – y ha afectado especialmente a Canarias y a Cataluña, donde también han jugado otros factores.

La caída de franceses en julio se arregló en agosto cuando ya eran campeones, y a la inversa más nórdicos vinieron en el primer mes cuando todavía no se creían que este año, excepcionalmente,  el verano duraría más de una semana y dejaron de venir en agosto cuando lo increíble se convirtió en realidad.

Jugando con los números vemos que el número de turistas alojados en establecimientos hoteleros se mantuvo estable y el de pernoctaciones creció,  si contamos las de los nacionales, que también gastan euros. Los que han dejado de venir son los que se alojan en una extraña clasificación que incluye el INE en su encuesta de FRONTUR y que se denomina “alojamiento de no mercado “y cuyo principal apartado es el de viviendas de amigos y familiares, más de diez millones  a lo largo de todo el año. En agosto la caída fue de más del dieciséis por ciento y va por encima del cinco en el acumulado. Como nadie se puede creer que diez millones de extranjeros pasen sus vacaciones en España invitados, lo lógico es concluir que ahí están incluidos los que alquilan y pagan casa o apartamento en origen  al margen de la hacienda española y muchas veces también de la local. Al ser encuestados ocultan esa realidad. Como declaran un gasto menor de la media esta sube cuando ellos no están.

El resultado es que, estadísticamente, tanto el gasto total como el medio y especialmente el diario suben – más del diez por ciento este último en agosto –sin necesidad de que los que vienen gasten más sino al excluir a los que no han venido que gastaban menos. Un éxito al menos estadísticamente.

Y así seguiremos todo el año. Cuando el frío empiece en noviembre en Antalya  y dure hasta abril, unos y otros se acordarán con nostalgia de que en Canarias, en la Costa del Sol o en Benidorm, las cervezas se toman al sol, y todos reconoceremos que al final  2018 ha sido un gran año.

 

PS. La princesa troyana Casandra era profeta, pero nadie la creía por una maldición de Apolo. Anuncio’ repetidamente la caída de Troya  y advirtió sobre el engaño del caballo.

 Ignacio Vasallo   

 

Haz lo que otros no hacen, salva una vida. Gracias en nombre de todos
Siente la diferencia entre tomar un café y salvar una vida. Gracias en nombre de todos.
Con pocos Euros y un par de clicks puedes salvar una vida hoy, si no lo haces es por que no quieres. Gracias en nombre de todos.
Para salvar una vida no hay mínimos, da lo que quieras. Gracias en nombre e totos.
En este App Store puedes salvar una vida con 99 centimos de Euro, pero si quieres puedes pagar 1 Euro. Gracias en nombre e totos.
Salva una vida y mirate al espejo, veras que diferencia. Gracias en nombre de todos.
Cuesta menos salvar una vida que una tapa, prueba este sabor. Gracias en nombre de todos.
Dona 1 Euro, gana una vida. Quien te da mas? Gracias en nombre de todos.
Para dar 1 Euro o 2, no hace falta pensarlo tanto. Gracias en nombre de todos.
El salvar una criatura de la muerte por hambre, no tiene precio. Aqui lo puedes hacer por un par de Euros. Gracias en nombre de todos.
Cada 5 segundos muere un niño de hambre, no puedes salvar a todos pero por lo menos uno? Gracias en nombre de todos.
MEDICOS SIN FRONTERAS - QUIERO HACER UNA DONACIÓN Save the Children Amnistia Internacional

CRUZ ROJA Española - QUIERO HACER UNA DONACIÓN

wwf - QUIERO HACER UNA DONACIÓN