Articulo de Ignacio Vasallo | EL EXTRAÑO CASO DE SUECIA

                         EL EXTRAÑO CASO DE SUECIA

 

En España la discusión se centraba en si las medidas de confinamiento decretadas por el Gobierno eran suficientes o si había que endurecerlas como se hizo en alguna región china o recientemente en Italia (donde sigue estando permitido salir a hacer deporte, excepto  en Lombardía). Toda la oposición y parte del Gobierno aseguran que es mejor salvar vidas que mantener un mínimo de actividad económica. Los sindicatos se apuntan a esta posición. Otra parte del Gobierno con las ministras del área económica al frente mantenía que es necesario que el sistema productivo funcione aunque sea en mínimos porque si no el coste de reiniciarlo  cuando llegue la hora será inmensa. Las patronales apoyan este enfoque.

Finalmente, o provisionalmente, ha prevalecido la salud sobre la economía. En cuanto esto ocurrió el PP cambió de opinión y pasó a apoyar a los empresarios. 

La discusión es fundamentalmente política y ha producido extrañas alianzas, por un lado nacionalistas, populistas y conservadores y de la otra socialdemócratas y liberales y nacionalistas vascos, hasta que estos terminaron cediendo. 

Con las correspondientes variantes los planteamientos se repiten en muchos países de Europa. Hay sin embargo una excepción, Suecia, que como en tantas ocasiones no tiene miedo a circular por su propia vía, la vía sueca. En ese país no han permitido  que la discusión política tapara a la científica y han dejado a autoridades independientes como el Director General de la Agencia de la Salud – que no recibe instrucciones políticas del Gobierno- , la explicación de las medidas que recomiendan “que no pueden ser draconianas, pues estas  tendrían un impacto limitado en la pandemia pero paralizarían la sociedad “

Lo cierto es que el Gobierno ha ordenado tan solo el cierre de los colegios para alumnos de más de 16 años y de las Universidades. Las escuelas no se cierran, de momento,  porque muchos padres forman parte del sistema de salud transporte e infraestructuras y si recurrieran a los abuelos pondrían a estos en más peligro del necesario. Ha prohibido  las reuniones de más de 50 personas y que restaurantes y bares, con muy baja ocupación, sirvan en la barra limitándose a atender en las mesas y recomendando a los ciudadanos que salgan solo lo necesario. Pero no ha cerrado por ejemplo las estaciones de esquí a pesar de que los primeros infectados fueron esquiadores que volvían de Italia y Austria.

El Primer Ministro Stefan Löfven solo se ha dirigido una vez al país por televisión en un discurso de seis minutos – el ultimo precedente era de 2003, tras el asesinato de la Ministra de Exteriores Anna Lihnd. No  dio cifras sino que mostro liderazgo, apelando a la responsabilidad individual. A los jóvenes de más de 16 años les recordó que no eran unas vacaciones extra, que ya son mayores para gestionar la enseñanza a distancia y que deberían mostrar autodisciplina. Ni hubo preguntas ni la oposición hizo críticas. Tanto el Gobierno como la Agencia de Sanidad niegan que se esté buscando la “inmunidad de grupo“. Los críticos señalan que es una política parecida a la inicial de Johnson que tuvo que rectificar.

Los vecinos, Dinamarca, Noruega y Finlandia han seguido unas pautas más parecidas a las de Italia o España, cierre de fronteras incluido.

De momento no se aprecia la diferencia en número de afectados y de fallecimientos entre Suecia y sus vecinos, bajo en todo caso, en relación a la población. Si Suecia acierta saldrá de la pandemia fortalecida económicamente en términos relativos, si fracasa le costará lo mismo que a los demás pero con más muertos.

Las peculiaridades físicas y geográficas del país y las de sus ciudadanos permiten actuaciones impensables en otros lugares. La escasa densidad de población, excepto al sur de la línea Estocolmo Gotemburgo, la confianza en las instituciones, la ausencia de autoridades intermedias que pudieran tener diversas opiniones – allí solo cuentan de verdad la Administración central y la municipal- y el bajo volumen del guirigay de los medios digitales – un mundo dominado por las ediciones digitales de los medios tradicionales- eliminan mucho ruido. Por otra parte es bien sabido que los suecos respetan la distancia física- mal llamada social- en cualquier caso, por el enorme respeto que existe a la privacidad de los demás y que la climatología tampoco permite que una gran parte del dia se pase en la calle. Además una gran parte de la población vive sola .

La vía sueca es en este momento la única que se separa del consenso casi universal, pero eso ellos lo aceptan con naturalidad.

 

Ignacio Vasallo   

 

Do what other don't, save a life. From all of us, Thank you.
Taste the difference between a cup of tea and saving a life. From all of us, Thank you.
With a couple of clicks and a few Euro you can save a life, if you don't do it it's because you don't want to. From all of us, Thank you.
To save a life there is no minimum, give what you want. From all of us, Thank you.
In this App Store you can save a life for 99 cents, but if you want to you can pay 1 Euro. From all of us, Thank you.
Save a life & look at yourself in the mirror, you'll see the difference. From all of us, Thank you.
You pay less saving a life than you would for a doughnut. From all of us, Thank you.
Give 1 Euro, win a fife. Who can give more?. From all of us, Thank you.
To give 1 or 2 Euro, you really don't need to think so much. From all of us, Thank you.
Every 5 seconds a child dies of hunger, you can't save them all but you can one. From all of us, Thank you.
To save a child from certain death by starvation, is priceless. You can do it here for a couple of Euros. From all of us, Thank you.
MEDICOS SIN FRONTERAS - QUIERO HACER UNA DONACIÓN Save the Children Amnistia Internacional

CRUZ ROJA Española - QUIERO HACER UNA DONACIÓN

wwf - QUIERO HACER UNA DONACIÓN